Mamen

traveler, blogger

La tranquilidad del sitio y estaba cerca del pueblo. Fabiola la dueña es una mujer súper cariñosa un trato excepcional como si estuvieras en tu casa con unas vistas impresionantes desde la habitación y el desayuno incluido era increíble, recomiendo ir de verdad.